7 feb. 2009

Por fin


Por fin, ya se terminó. Estreno casa, sí, se podría decir que la estreno porque la hemos reformado.

Ha sido un mes de embrollo, un mes de desbarajuste, en definitiva, un mes de locura. Pero ahí está, terminada al fin.

Ahora queda limpiar y colocar todo en su sitio, pero eso no es importante, poco a poco se irá haciendo, no es un problema para alguien que tiene un master en fregonas y otro en bayetas y escobas, es algo rutinario.

Decidimos hacer la reforma de pronto, un miércoles y el lunes comenzábamos. Sí, ahora con la crisis, es una locura ya lo sé, pero teníamos un salón que era una caja de cerillas, y eso sin exagerar, que luego dicen que los andaluces son muy exagerados. Para subir al dormitorio, el que se sentara cerca de las escaleras tenía que levantarse para dar paso, y eso que sólo somos cuatro personas, imaginen cuando nos reunimos más gente.

Hemos agrandado el salón, y para hacerlo, en el lugar de la cocina hemos colocado el cuarto de baño, y viceversa. Claro está, el suelo de toda la casa se ha modificado. También hay de decir que tras la riada, todas las paredes, los muebles, y algunos azulejos estaban deteriorados (en su momento no se pudieron cambiar) y nos hemos visto obligados a hacerlo ahora. Tal y como he dicho al principio, una locura, la casa invadida de puntales, andamios, y toda clase de herramientas de albañilería.

Mientras tanto, la cocina se colocó provisionalmente en el patio, ¡qué frío! pues nos ha cogido los días más crudos del invierno, (no me gusta mucho cocinar y en estas circunstancias mucho menos).
Ahora podré retomar el blog que lo tenía un poco (o un mucho) abandonado.
Así que, a ponerme las pilas.
Publicar un comentario