11 jun. 2009

Finalicé la corrección.


Por fin, terminé la corrección de mi novela “El corazón de nácar” otra vez. Es cierto, al menos la he arreglado mil veces, ¿exagerada? Bueno, sí, un poco, pero al menos han sido novecientas noventa y nueve veces.
Ésta vez estoy más satisfecha, ya veremos lo que pasa.

Cuando terminé el taller de creación literaria, pensé que no había servido para nada. Es cierto que tenía más idea sobre cómo escribir, pero creía que sólo era eso: un poco de más idea. Fue al comenzar a corregir la novela, cuando me dí cuenta de lo que había aprendido.
Las frases redundantes, las estereotipadas, algún que otro hipérbaton y frases fuera de contexto que más que adornar la novela, la destrozaba.
He ido leyendo y corrigiendo página a página. ¿Es a esto, amigos y amigas escritores, a lo que os referís cuando habláis de corregir vuestros trabajos? Espero haberlo hecho bien, por lo menos está mejor que al principio, eso está claro.
Ahora se la entregaré a una persona que sabe mucho de correcciones, y veremos qué me contesta.
La novela tiene acción, intriga y un toque romántico, en fin, todos los alicientes para ser una novela publicable, lo que es menester, es que esté bien escrita y descrita ¿no?
Publicar un comentario