9 abr. 2009

Hoy he recibido un regalo.




Es cierto hoy he recibido un regalo que no espera, pero es que mi amiga Ana, es mucha Ana, y “lo que ella no idee es que no se ha inventao”.
Ha llegado de otro permiso hospitalario, pues como dije en otra entrada, lleva dos meses esperando quirófano para ser intervenida de una operación de corazón, ¿cómo es posible que puedan hacer esto? Dejar a personas recluidas en un hospital días tras días.
¡¡¡Dos meses!!! ¿Cómo pueden permitir que una persona espere tanto para una operación? ¿Cómo pueden permitir que una persona esté tanto tiempo encerrada encontrándose “bien? y lo digo entre comillas porque si los médicos están dispuesto a consumar la operación es porque lo necesita, y según ellos con urgencia, por lo tanto: no sé a qué esperan.
Lo siento me he desviado de lo que quería contar, pero es indignante ¿no? Y la seguridad social es como es.
Como digo, Ana llegó ayer de permiso, estaba un poco triste y deprimida, pero es normal, son muchas las horas que tiene al día para pensar, son muchas los días que pasa allí encerrada pensando y conviviendo con otros enfermos, en un sitio así uno se deprime. Anoche estuvimos juntas un rato, intenté animarla, sin mucho éxito, todo hay que decirlo. Hoy se ha levantado y lo primero que ha hecho ha sido ir a la tienda y recoger un regalo que ya tenía encargado para mí. Se trata de un azulejo pintado y grabado a mano, en el que pone “aquí vive una escritora” dice que es para que me lo crea, que lo tengo que mirar todos los días hasta que se me introduzcan las letras en la cabeza.
Es el mejor regalo que he recibido nunca. Aunque ella debería tener otro igual pues también es escritora, y una gran poeta. En sus poesías describe a su Andalucía tal y como la siente; con toda el alma. Os doy el enlace donde tiene algunas de sus poesías, por si os apetece leerlas. http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=75505
Ana, muchas gracias, nunca podré agradecerte esta sorpresa que me has dado. Espero que todo salga bien, y que pronto podamos irnos de marcha.
Publicar un comentario